domingo, 5 de marzo de 2017

Escribir como terapia.



Cada persona descubre su modo de evadirse en momentos de estrés o mal estar, los que amamos  las letras podemos dar vida a esos pensamientos hasta llegar a vaciar la mochila interior escribiendo, intentando hacerlo con la claridad necesaria que si llega a las retinas de un solo lector sea capaz de comprender a la vez que aquel que lo ha plasmado se sienta mejor al servirle de terapia.

Quien en un momento de malestar anímico en el que no se entiende una situación o no se halla una salida al leer su propia reflexión ha visto el alivio que tanto buscaba en esas palabras o la respuesta que siempre ha sabido pero se ha cegado ante ella?.

Nuestras inspiraciones que quizás a simple vista carecen de relevancia pueden ser de más  ayuda de la que nosotros mismos llegamos a pensar.
Magda Jardí
©Derechos reservados