viernes, 21 de agosto de 2015

Mi amigo el anarquista

Narrativa
Cuando eramos niños vivíamos en un pequeño pueblo donde las clases sociales estaban claramente divididas; en un barrio vivían los ricos, con sus imponentes mansiones y autos; del otro lado cerca del rió, en los terrenos mas bajos se asentaban las familias más humildes.
El poco trabajo que existía generalmente era en el campo, lugar donde eran llevados nuestros padres que trabajaban de sol a sol por miseros salarios, mientras que sus patrones se enriquecían con el esfuerzo de sus obreros.
Cuando un trabajador protestaba por los bajos salarios o la extensa jornada laboral era echado del trabajo y pasaba a ser prácticamente un paria (olvidado) de aquella sociedad, porque ningún otro patrón lo contrataba (este era un acuerdo hablado entre los terratenientes) si alguien se tornaba rebelde o podía predisponer a los demás a reclamar por sus legítimos derechos a un salario digno y a una jornada laboral de ocho horas había que despedirlo...
Así fue pasando el tiempo hasta que un día llego al pueblo Jose Alberto, a quien rápidamente bautizamos como el "Socialista" el provenía de una familia que había sido anarquista.
A los pocos días un capataz de uno de los terratenientes, informado que había llegado un joven trabajador de otra Ciudad vino a ofrecerle trabajo; recuerdo que la charla con Jose Alberto solo duro unos minutos: Pero creo que fueron para el capataz los suficientes para darse cuenta que este muchacho les traería problemas.
Un mes después se enteraron en la estancia que Jose Alberto tenia un oficio. Era un hábil carpintero y lo que mas le preocupo fue que la naciente democracia le permitiría ser candidato a Gobernador de aquella provincia que durante años había sido gobernada por los conservadores y los trabajadores, que eran amplia mayoría estaban hartos de soportar salarios de hambre, denigrantes  e injusticias sociales.
Esta vez todos intuían que el voto secreto y obligatorio les cambiaría la vida.
Desde que esto sucedió al aprobarse la ley Sáenz Peña han pasado mas de 100 años, mi amigo falleció
 hace un tiempo y la realidad no ha cambiado mucho.
Nos siguen gobernado dirigentes millonarios y gran parte de la población vive tratando con esfuerzo de llegar a fin de mes.
@Derechos de autor

Nestor O Salgado
Gracias por comentar y compartir en redes sociales